Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Ok Más información

Los pendientes más caros del mundo

Después de hablar sobre el reloj más caro del mundo o la pulsera más cara del mundo, entre otros, este es el último post de la serie sobre los complementos más caros.

Si hablamos de joyas, es necesario resaltar que los pendientes pueden considerarse uno de los tipos de joyas más antiguos, ya que se conoce su uso desde tiempo inmemorial. Por tanto, a lo largo de la historia han sido varios los pendientes que han ostentado el honor de ser las joyas más caras. Pero, ¿sabes cuáles son los pendientes más caros del mundo en este momento?

Se trata de un par de pendientes tan singulares que incluso ha motivado que cada una de las piezas que conforman el par tenga nombre propio, denominándose Apolo y Artemisa en relación a los dioses gemelos descritos en la mitología griega como figuras de gran belleza y poder. Además ambas piedras han sido talladas y pulidas en forma de pera, con la intención de reflejar de forma simbólica las lágrimas de diamante derramadas por sus dioses homónimos en los relatos mitológicos

Apolo y Artemisa tienen tamaños muy similares, pero no es la única particularidad que comparten ya que ambos pueden considerarse piezas muy singulares al ser muy complicado encontrar diamantes de estas características (color y tamaño) en la naturaleza. Apenas el 3% de los diamantes se clasifican como de color por los diferentes laboratorios gemológicos del mundo, siendo rosas, como Artemisa, menos del cinco por ciento de esta clasificación.

Aún más raro, es el caso del diamante Apolo ya que sólo el 0,1% de los diamantes de color del mundo se categorizan como de color azul encontrándose en Sudáfrica la única mina en la que se encuentra este tipo de gemas. Además los gemólogos han certificado que se trata de diamantes con un alto grado de pureza lo que según los expertos da a este tipo de piedra preciosa una intensa transparencia óptica.

Diamantes Apolo y Artemisa

El valor estimado para Apolo, de 14,53 quilates, se sitúa entre 36 y 47 millones de euros mientras que Artemisa, de 16 quilates, tendría un valor de entre 12 y 17 millones de euros.

Estas gemas tan fascinantes han sido exhibidas en una intensa gira internacional en preparación a su subasta por parte de Sotheby’s este próximo mes de mayo. Así, han podido verse en Dubai, Londres, Nueva York y Hong Kong y actualmente se encuentran fuertemente custodiados en una cámara de seguridad en Suiza.

Desde Sotheby’s están seguros de que se convertirán en las estrellas de la subasta a celebrar en el Hotel Mandarín Oriental en Ginebra y no han dudado en ponerlos a la venta de forma separada debido a su extrema rareza, y en previsión de que los compradores se decanten por uno solo, aunque  están montados como un par de pendientes espectaculares y podrá adquirirse la pareja si hubiera algún comprador interesado en poseer ambos y se encuentra dispuesto a pagar el alto precio en que han sido tasados.

Otras piezas que acompañarán a los pendientes en la subasta serán un collar de diamantes, propiedad de una princesa francesa y un anillo de zafiro azul de 45 quilates, descubierto en las selvas de Birmania.

En Oui Petit sabemos que se pueden hacer joyas de calidad pero con precios más asequibles, por lo que te invitamos a conocer nuestra sección de pendientes para mujer para que lo descubras por ti misma 😉

 

Imágenes vía Capital Arte y El Nuevo Herald

Deja un comentario

Navigate