Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Ok Más información

La pulsera más cara del mundo

Seguimos con nuestra serie de posts sobre las joyas más caras del mundo. Ya os contamos cuáles eran el collar más caro del mundo y el anillo más caro del mundo. Esta vez le toca el turno a la pulsera más cara del mundo,¡prestad mucha atención!

‘Wallis Simpson Bracelet’. El nombre derrocha por sí solo estilo y hace intuir que adquirir esta pulsera no debe ser para nada sencillo. Así es, pues es una de las joyas más caras que hay en el mundo. Tal vez no esté en tu mano ni en la de tu pareja poder adquirir esta pulsera, pero sí te guste saber cómo ha llegado a ser el ‘Wallis Simpson Bracelet’ la pulsera más cara del mundo. Su historia no tiene desperdicio.

El nombre de la pulsera más cara del mundo no es casual. Su propietaria fue Wallis Simpson, cuyo romance con Eduardo VIII llevó a su abdicación. Ahora esta joya se ha vendido por 4,5 millones de libras en una subasta, lo que supone un récord mundial de ventas.
Wallis Simpson

e8d3df7cc17e02969b4fa0fa913a3565

La pulsera diseñada por Cartier alcanzó las 4.521.250 libras esterlinas (al cambio en euros 5.310.072 €) en Sotheby’s una casa de subastas ubicada en el centro de Londres.  Se trata del precio más alto que se ha conseguido en una subasta de estas características. También se convirtió en el elemento Cartier más caro para ser vendido en cualquier subasta.

Su gran valor estriba en que se trata de una de las 20 piezas que poseían los difuntos duques Windsor. De hecho, se esperaba que la joya alcanzara las 3 millones de libras esterlinas, algo que ha superado con creces.

Wallis Simpson-Pinterest

Cuando el rey Eduardo VIII conoció a la americana Wallis Simpson, comentó que su reunión estaba destinada a cambiar todo el curso de sui vida. A lo largo de su vida juntos, expresaron profundamente su amor a través de la joyería, encargando una serie de fabulosas creaciones de algunos de los mejores joyeros de la época. Muchas de sus joyas se consideran entre las grandes obras maestras creadas nunca por Cartier y Van Cleef y Arpels, por nombrar algunos.

La pulsera más cara del mundo está compuesta por rubí, zafiro, esmeralda, citrino y diamante. La cadena brilla por si sola gracias a los diamantes circulares y brillantes que sostienen nueve cruces latinas, un cierre en forma de navette. La longitud de la pulsera es de unos 190 milímetros. Su autor es el fabricante francés Cartier.

Esta joya fue usada regularmente por la duquesa de Windsor, como se puede ver en muchas fotografías contemporáneas; especialmente en su boda. De hecho, en aquella época se podía ver tanto a la duquesa como al duque luciendo algunas joyas con el símbolo de la cruz, algo que hizo a la prensa poner en duda el origen real de dicha relación. Por este motivo no es de extrañar que la duquesa quedara prendada del genio del francés Cartier y le encargara el diseño de la que se ha convertido en la pulsera más cara del mundo.

La colaboración de Cartier con los Windsor ha llevado a que a través de la joyería se pueda contar la mayor historia de amor del siglo XX, el romance que llevó a Eduardo VIII a abdicar el trono de Gran Bretaña.

¿Y quién podría gastarse tanto dinero en adquirir una pulsera? Se dice que la compradora fue Madonna, así que seguro que muy pronto veremos a la diva del pop luciendo la pulsera más cara de la historia de la joyería.

En Oui Petit no tenemos pulseras con tanto trasfondo histórico, pero de lo que sí estamos seguros es de que son pulseras de lo más originales que te encantarán. ¿Te atreves a ser Oui?

Deja un comentario

Navigate